De la Luna a la Tierra

Cuando los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin, después de un viaje de 380.000 kilómetros volvieron de la Luna con unas muestras de rocas lunares, los científicos por primera vez las pudieron comparar con las de la Tierra. La justificación científica para las misiones Apolo era justamente determinar como se formo la Luna. Nuestro conocimiento actual sobre el origen, evolución y composición de la estructura lunar se debe a las piedras lunares traídas a la Tierra por las misiones Apolo y por los meteoritos lunares encontrados en la Antártica. En total se trajeron de la Luna unos 382 kilogramos de piedras.

Las primeras piedras lunares las estudió el bioquímico Joan Oró (Lérida 1923-Barcelona 2004). El día de Navidad de 1956 descubrió la síntesis de la adenina (ver “Descifrando el código genético”), una de las moléculas más importantes para la vida, trabajó para la NASA en el proyecto Apolo y Viking, asesoró al gobierno de los estados unidos sobre los proyectos de exploración espacial, fue varias veces candidato al premio Nobel. Tuve el placer de asistir a una conferencia que dio en la facultad de biología allá en los años 80. Pueden bajarse una conferencia titulada “El Estudio del Origen de la Vida sobre la Tierra y la Exploración del Sistema Solar” en el siguiente linnk. Continuo hablando de Joan Oró al final del post.

Antes del viaje a nuestro satélite había tres teorías que proponían explicar su origen, el modelo de fusión, el de la formación conjunta y el de la formación por separado.

  • El modelo de fusión suponía que la Tierra se había formado sola pero girando muy rápidamente, una vuelta cada cuatro horas. Esta rápida rotación provocó que se desprendiera un pedazo de Tierra y acabó formando la Luna.
  • La Luna y la Tierra se formaron separadamente pero unidos por la atracción gravitatoria.
  • La Luna y la Tierra se formaron por separado al inicio del Sistema Solar, coincidiendo en que la Luna se acerco lo suficiente a la Tierra para ser capturada por el campo gravitatorio de nuestro planeta.

Estos tres modelos tienen un gran inconveniente, no pueden explicar las condiciones actuales del sistema Tierra-Luna. El modelo de la fisión no puede explicar las características de la órbita lunar, el del nacimiento conjunto no puede explicar porque si se formaron al mismo tiempo y en el mismo lugar del Sistema Solar, como es que en la Luna no hay hierro y en la Tierra si. El tercer modelo presenta el problema de que las condiciones para que la Luna sea capturada por la Tierra son muy difíciles de conseguir.

Precisamente una de las misiones del programa Apolo entre el 1969 y 1972 era descubrir cual de las tres teorías era la acertada. El resultado fue sorprendente, ninguna encajaba con los resultados de los análisis de las piedras lunares. Surgió entonces un modelo alternativo, la teoría del gran impacto. Este impacto llegó a lanzar al espacio suficiente material de la incipiente Tierra como para formar la Luna. Esta teoría ha ido ganando terreno a todas las demás y es actualmente la más aceptada para explicar la formación de nuestro satélite. Este resultado significa que la evolución de la Tierra ha estado condicionada a la evolución de la Luna y por supuesto la evolución de la vida en la Tierra ha dependido de la Luna.

Según la teoría de la gran colisión, la Luna se formó hace 4550 millones de años a partir de las partículas de polvo i rocas resultantes de una colisión entre la prototierra y un protoplaneta, ocho veces más grande que la Luna, al que se denomina Theia. Según la mitología griega, Theia era la madre de la diosa lunar Selene (a los posibles habitantes de la luna se les denominaría selenitas y no lunáticos). Hay que tener en cuenta que cuando se formó el Sistema Solar había una gran cantidad de planetesimales (planetas en formación), que giraban en torno al Sol, impactando entre ellos para formar protoplanetas y mas adelante, al enfriarse se formaron los planetas actuales. De esta manera, los elementos más pesados como el hierro se hunden en el núcleo protoplanetario y los materiales más ligeros como los silicatos quedan en el manto y la corteza.

En el impacto se lanzó al espacio una parte de la masa de la prototierra y de Theia, quedando estos pedazos en una órbita entorno de la masa más grande. Este último formó a la Tierra y los otros a la Luna. La colisión se habría producido a una velocidad de 10 kilómetros por segundo (unos 40.000 kilómetros por hora), destruyendo a Theia y expulsando la mayor parte de su manto y una parte pequeña del manto prototerrestre y gran parte de su corteza al espacio, mientras el núcleo de Theia se fusionaba con el terrestre.

A partir de los estudios efectuados a las muestras llevadas a la Tierra y por los meteoritos lunares encontrados en la Antártica, se deduce que casi el 80% de la Luna esta formada por material del manto de Theia y el resto por material de la prototierra. En la Luna la cantidad de hierro es del 10%, en cambio en la Tierra es del 31%. La teoría del gran impacto explica esta diferencia, veamos como. En el impacto, Theia arranco material del manto prototerraqueo, no del núcleo. Es en el núcleo donde se encuentra hierro en mayor cantidad, ya que pesa más y en el proceso de formación de los protoplanetas tiene tendencia a depositarse en el centro. Puesto que la Luna se formó con material de Theia y del manto prototerrestre se ha de encontrar poco hierro, como efectivamente sucede. Se tiene que comprobar que la composición química de la Luna tiene que ser igual al manto y corteza terrestre, como así sucede. Por supuesto se tienen que efectuar más estudios científicos en las siguientes visitas lunares. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del material lunar proviene de Theia y su composición fuera cual fuera se desconoce, pero tendría que ser semejante a la Tierra si se formaron en la mismo zona del espacio.

Este impacto fue tan grande que la energía de la colisión provocó que casi toda la Tierra se fundiese. Así, los materiales más pesados como el hierro, el níquel y otros metales se hundieron hacia el núcleo terrestre y los más ligeros formaron el manto y la corteza. Hasta hoy en día los continentes flotan sobre un manto de magma, que de tanto en tanto surge formando volcanes, recordándonos la madre Tierra su origen violento. Y gracias a la inyección de hierro y metales en el núcleo, tenemos un potente campo magnético que nos protege de las inclemencias cósmicas.

En estas condiciones después del impacto, la Luna se encontraba muy cerca de la Tierra. Hace unos 4000 millones de años se encontraba a unos 16.000 kilómetros, 24 veces más cercana que actualmente. El efecto de la gravedad lunar era muy grande, provocando grandes movimientos de los continentes y por tanto aparición de grandes volcanes, que extraían los gases atrapados en el interior terrestre. La Tierra giraba muy deprisa, el día duraba cinco horas y había una marea cada dos horas y media. El agua entraba hasta centenares de kilómetros tierra adentro, provocando cambios en la salinidad de las costas, algunos científicos creen que este proceso podría ser el origen de las moléculas precursoras del ADN y por tanto de la vida. A medida que los efectos del rozamiento disminuían las mareas, la Luna se alejaba de la Tierra. Este proceso continua aún en día, la Luna se aleja a una velocidad de 3,5 cm por año, mientras que la Tierra gira cada vez más a poco a poco, de manera que el día se alarga unos 2,3 milisegundos por siglo.

Puesto que la Tierra inicialmente no tenía atmósfera, la atmósfera actual proviene de las emisiones de gases procedentes del interior de la Tierra como consecuencia de las fuerzas de marea de la atracción gravitatoria de la Luna y de los impactos de los meteoritos que han ido cayendo a la Tierra. Esto quiere decir que seguramente sin el gran impacto las condiciones para la vida actual sobre la Tierra serian muy diferentes o quizá no existirían. Además la Luna actúa de contrapeso de la Tierra, si esta tiende a inclinarse, la Luna frena esta inclinación, y así la rotación terrestre se mantiene más estable. En el planeta Marte, por ejemplo, que no tiene un satélite tan grande como el nuestro, se ha inclinado varias veces y puede ser que este sea el suceso que ha hecho desaparecer el agua líquida en la superficie marciana.

Observamos pues, que la estabilidad y quizá la aparición de la vida en la Tierra se deba a la aparición de la Luna. Esta claro que estos efectos del sistema Tierra-Luna seguirán actuando hasta que de aquí a unos miles de millones de años la longitud del mes y del día sean iguales a 47 de los días actuales de 24 horas. Cuando esto suceda la Tierra y la Luna estarán siempre encaradas, en un lado de la Tierra la Luna será siempre visible y en el otro no se verá nunca. Entonces la Luna empezara a acercarse y al mismo tiempo el sistema Tierra-Luna se irá alejando del Sol. Este proceso continuará hasta que la Luna se acerque a una distancia menor de 16.000 kilómetros, a esta distancia la fuerza gravitatoria de la Tierra romperá la Luna en pedazos que quedaran formando un anillo. Por supuesto que la Luna antes de romperse también afectará a la Tierra, los efectos de las mareas serán 15.000 veces más grandes que los actuales y inundarán toda la Tierra al mismo tiempo que se producen grandes terremotos y erupciones volcánicas.

Aunque quizá esta situación no llegue a darse nunca, ya que antes el Sol empezará a inflarse hasta convertirse en una gigante roja. Dentro de unos 2000 millones de años el Sol será un 15% mayor y el doble de luminoso que actualmente. La temperatura de la Tierra aumentará un 25%, los lagos y ríos se secaran y hasta los océanos empezaran a hervir en algunas zonas.

Cuando el Sol se agote dentro de 5000 millones de años, la existencia de la Tierra será completamente desolada, aunque lo más seguro es que haya quedado volatilizada con el crecimiento Solar. Imaginemos que no es así, para entonces ya en el cielo terrestre se vislumbra completamente la galaxia de Andrómeda que esta chocando con nuestra Galaxia. Al cabo de cien mil millones de años nuestra Galaxia se ha fundido con las demás galaxias vecinas formando una supergalaxia, si la Tierra todavía existe permanecerá flotando por el espacio abandonada a los caprichos de las fuerzas gravitatorias. Al cabo de cien billones de años las últimas estrellas desaparecerán del cielo y la supergalaxia colapsará hasta convertirse en un agujero negro.

Visto como empezó la vida en la Tierra y como acabará y si comparamos la vida de la Tierra con la de un ser humano, podríamos decir que nuestra Tierra tiene una edad de unos setenta y cinco años. Nuestra madre Tierra ya es un poco vieja, a tenidos momentos gloriosos, como cuando los dinosaurios dominaban la Tierra y ahora se va enfriando lentamente y perdiendo actividad. Le quedan unos 1000 millones de años de vida y no se encuentra sola en su viaje, la Luna es un compañero inseparable.

Como decia al principio, termino este post con unas palabras de Joan Oró,

“Venimos de polvo de estrellas y en polvo de estrellas nos convertiremos. Hemos de ser humildes, ya que la vida viene de moléculas muy sencillas. Hemos de ser solidarios, ya que tenemos un origen común. Hemos de ser cooperativos, ya que desde la Luna la Tierra se ve como un grano de arena perdido en la inmensidad del espacio, donde no se distinguen las fronteras entre pueblos y no se ve tampoco el color de la piel.
Conocer la propia identidad dignifica al ser humano y le de una base para la conciencia universal. Sin identidad no se llega a tener estimación para la propia vida ni para la vida de los demás. Hay un aspecto positivo en el establecimiento de la identidad de una persona a un país, pero también hay el otro extremo: que la propia identidad pueda llegar a negar a los demás. Pero esto solo puede ser consecuencia de la ausencia de identidad.”

 

Acerca de Carles Paul

Licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Barcelona, Master en Física y Matemática Aplicada por la Universidad Politécnica de Cataluña y Master en Historia de la Ciencia por la Universidad Autónoma de Barcelona. Técnico Experto Evaluador Europeo. Profesor titulado de física y matemáticas de la Politècnica de Mataró, des de 1991. Director Científico de Innovem.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sistema Solar. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De la Luna a la Tierra

  1. Este universo es insensato dijo:

    “Este universo es insensato”

    VÍCTOR-M. AMELA –

    ¿Qué pasó hace 14.000 millones de años?

    Fue hace 13.700 millones de años: comenzó el universo conocido.

    Esto que tenemos. ¿De qué está hecho?

    De nada.

    ¿Eh?

    Un 70% es energía oscura. Otro 29% es materia oscura. Y el 1% restante son las estrellas, los cometas, los planetas, nosotros…

    ¿Lo que veo es sólo un 1% del universo?

    Sí. ¡En qué consiste ese vacío del 99% es el gran enigma que investiga la ciencia!

    Llámenle Gran Vacío o Dios, y fuera.

    Un científico investiga. O es otra cosa.

    Si mantuviese una charla con el Papa, ¿qué le preguntaría?

    “Siendo usted un hombre culto, racional e inteligente, ¿cómo consigue encajar sus conocimientos en sus dogmas?”.

    ¿Intentaría convencerle de algo?

    Me ofrecí, en una carta abierta, a explicarle todo lo que quisiera saber del universo.

    ¿Y qué es lo último que ha sabido?

    Lo mucho que pesa el vacío, lleno de energía oscura. Que, en vez de atraer, repele.

    ¿Qué quiere decir?

    Que acelera la expansión del universo.

    ¿Por dónde y hasta cuándo?

    Se expande por todas partes y por siempre.

    ¿No se ralentizará la expansión?

    Un universo sensato se detendría, pero…

    ¿Vivimos en un universo insensato?

    ¡Absolutamente insensato!

    Si sigue así, ¿desaparecerá todo?

    Pues sí, parece que todo seguirá separándose… hasta quedar un vacío negro y frío.

    Y antes del big bang, ¿qué hubo?

    El tiempo, como las tres dimensiones del espacio, comienza en el big bang.Pero busco trazas de extrauniversos: puede haber más dimensiones de las observables, un número infinito de universos plegados entre estas cuatro dimensiones, aún inobservables…

    Suena a ciencia ficción.

    La ficción se esfuerza…, pero la ciencia siempre se las apaña para ser más interesante que la ficción. La ciencia supera a Star Trek.

    ¿En qué, por ejemplo?

    Hoy hablamos con computadores, hay máquinas que leen el estado de salud de nuestros órganos internos, nos comunicamos por teléfonos móviles… ¡Son cosas que antes hacían sólo los amigos del doctor Spock!

    Ha resultado ser una serie realista.

    No en una cosa: disponen de un cuartito para recrear holográficamente la realidad que deseen, ¡y no veo que lo usen para el sexo!

    ¿Qué experimento científico le gustaría realizar pero aún resulta inviable?

    Tomar una nave espacial y darme una buena vuelta por las galaxias. O construir cerca de casa un acelerador de partículas, un gran colisionador de hadrones como el que hay ahora entre Francia y Suiza bajo tierra.

    ¿Para qué sirve eso?

    Para analizar la naturaleza de la materia en su menor escala posible y asistir así a las fuerzas básicas del universo: ¡para recrear las condiciones iniciales del big bang!

    ¿Qué es lo último que hemos averiguado del big bang?

    Estamos sabiendo qué pasó en el primer segundo, pero el trabajo consiste en intentar descubrir qué pasó en la primera milmillonésima de segundo. No lo sabemos todavía.

    ¿Por qué le interesa saberlo?

    Bueno, es por saber de dónde venimos.

    La siguiente pregunta que deberá formular será por qué hubo big bang.

    Por ahora me interesa más discernir si coexisten muchos big bang,quizá infinitos, un multiverso…

    Si me dice que el universo está hecho de nada, ¿de qué estoy hecho yo?

    De átomos salidos de una estrella. Su ojo derecho puede incluir átomos salidos de una estrella distinta de los del ojo izquierdo.

    Al final, salidos todos del big bang.

    También puedo decir que está usted hecho de vacío: las distancias entre cada partícula de un mismo átomo son tan enormes a su escala…, que bien puedo decir que son espacios de vacío. ¡La materia es vacío!

    ¿Alcanzaremos una bella ecuación que sintetice todas las fuerzas del universo?

    ¿Para imprimirla y lucirla en una camiseta, quiere decir? Pues quizá será una camiseta en once dimensiones…

    ¡Me pido una!

    Reservada. Pero no espere que se la sirva enseguida, eh…

    ¿Cómo se metió usted en este oficio?

    De niño me gustaba leer libros de ciencia… y quise ser científico. Hoy escribo libros de divulgación científica para devolver algo de lo que recibí.

    Y contagiar el gusto por la ciencia.

    Es una pasión que comparto con amigos como Stephen Hawking.

    ¿Son muy amigos?

    Sí. Hace poco organicé una estancia en una lujosa villa en una isla caribeña con un grupo de científicos, entre ellos Stephen Hawking, financiados por un millonario norteamericano. Stephen nunca había estado bajo el agua, y yo le organicé la experiencia.

    ¿Cómo lo hizo?

    Alquilamos un submarino pequeño, para los treinta científicos. Yo, afuera, iba buceando delante, guiándoles por aquellos fondos bellísimos. ¡Cómo disfrutó Stephen Hawking…! Lo próximo será embutirle en un traje de buceo y bucear juntos.

    Será como flotar juntos por el cosmos.

    A falta de nave espacial, buceo.

    ‘Trekkie’

    Tiene la sonrisa fácil y es de los que cierran los ojos ante algunas preguntas, para ver mejor. De hecho, su trabajo consiste en hacer preguntas al cosmos y buscar respuestas con el raciocinio más que con la vista. Para conocer sus investigaciones le ha convocado el CCCB, donde me explican que Krauss está considerado uno de los cinco mejores físicos de mundo, junto con Hawking, del que me enseña unas fotos compartiendo acuáticos ocios en el Caribe. Es uno de los científicos más populares de Estados Unidos y autor de La física en ´Star Trek´- es un trekkie,un fan de la famosa serie- y de la galardonada Historia de un átomo: una odisea desde el ´big bang´ hasta la vida en la Tierra.

  2. Marcos dijo:

    “Veremos extraterrestres con cuatro brazos”

    IMA SANCHÍS –

    Millones de dólares invertidos y todavía no hemos visto a ningún marciano verde.

    No lo he olvidado, eso declaró el senador Richard Bryan hace diez años y consiguió que la NASA retirara el apoyo al proyecto SETI. Por fortuna, Bryan, que carece de los conocimientos básicos de ciencia, ya no es senador.

    Cuatro millones de estadounidenses aseguran haber tenido contacto con los extraterrestres.

    Sí, y un 57% cree que nos han visitado. Pero nadie nos ha dado pruebas de ese contacto, ni un solo objeto que venga de otro mundo, ni una sola cicatriz en quienes dicen que han experimentado con ellos, nada nuevo que hayan aprendido de ellos.

    ¿Entonces?

    Hay un fenómeno de parálisis durante el sueño que hace muy reales las sensaciones. Yel trans ischemic event, una especie de amnesia que puede durar dos horas al día, provoca que cuando la persona se despierta no tenga memoria alguna de lo que ha pasado, así que se puede despertar a centenares de kilómetros de donde se hallaba.

    En 1960 dirigió la primera investigación para tener contacto con los extraterrestres, ¿alguna comunicación?

    Desde entonces ha habido más de cien investigaciones científicas en las que se han detectado 30 señales de supuesta procedencia extraterrestres, que en nuestra jerga se llaman firma. Pero no hemos podido volver a detectar ninguna de esas señales.

    Entonces, igual tenía razón el senador…

    El problema es que si una civilización extraterrestre quisiera transmitir señales a varias estrellas, cada planeta recibiría esa señal durante pocos minutos. Pero ningún científico duda de que lo que ocurrió en la Tierra no haya ocurrido en otros lugares.

    ¿Qué le lleva a pensar que hay civilizaciones más avanzadas que la nuestra?

    Las civilizaciones se generan a un ritmo constante en la historia de la galaxia. Ha de haber civilizaciones que estén por detrás de nosotros y otras que tengan mil años más que la nuestra. Detectaremos las que tengan tecnología para comunicarse.

    Igual nos descubren ellas a nosotros.

    Seguramente, ese será el caso. Nosotros somos muy fáciles de detectar: nuestra señal de televisión es muy fuerte y ya ha llegado a 2.000 estrellas por lo menos. Quizá ya nos han descubierto pero no hemos captado su señal de respuesta. Nosotros analizamos las estrellas durante unos diez minutos y quizá sea cuando están tomando café.

    También dice usted que esos seres tendrán cuatro brazos y un gran cerebro.

    Me gusta que la gente se ría. Pero no serán clones nuestros, porque nosotros somos el resultado de pequeños cambios accidentales durante la evolución de nuestra especie.

    ¿Y?

    Pero sí creo que si se topara con uno de ellos de noche, de entrada los confundiría con un humano. La evolución crea criaturas preparadas para sobrevivir en su entorno, y ser bípedos, tener la cabeza sobre los hombros y dos ojos en la cabeza para que las señales vayan rápidamente al cerebro es propio de criaturas evolucionadas.

    Mejor si tuviéramos ojos en el cogote.

    Estoy de acuerdo con usted en que hay algunas mejoras respecto a los humanos de las que la evolución se olvidó, como la ubicación de la boca lejos del estómago, que dificulta la digestión. Creo que si es una civilización muy tecnológica, veremos criaturas con cuatro brazos y la boca cerca del estómago.

    ¿Para que haya vida es necesaria agua y cierta temperatura?

    Así es, la vida en la Tierra requiere energía, agua líquida y componentes de carbono, pero quizás hay otras posibilidades químicas que generen seres vivos. Un satélite de Júpiter muy prometedor es Europa, que tiene un océano de agua líquida de 200 metros de profundidad, más agua que la Tierra.

    Pero está helado.

    En la superficie hay 10 km de hielo, pero debajo la temperatura es de 2 º C bajo cero, así que probablemente encontremos vida.

    Según la ecuación Drake, ¿cuántas civilizaciones puede haber en el universo?

    En nuestra galaxia, unas 10.000, pero hay 100.000 millones de galaxias en el universo, así que multiplique.

    Y siendo así, ¿todos vivimos aislados?

    Quizá ya haya civilizaciones colonizando el espacio para afrontar el reto de la superpoblación. Nosotros ya estamos estudiando la posibilidad de montar bases en el espacio con grandes calefactores que controlen la temperatura. Será ideal, no habrá insectos y las estaciones cambiarán a voluntad.

    También podrían invadirnos…

    Es una pregunta importante, creo que hay razones para la no invasión basadas en las leyes de la física que olvidan las películas de ciencia ficción. La energía necesaria para mandar una nave espacial es espectacular y es muy peligroso; es más rentable construir bases en el propio sistema.

    ¿Esas civilizaciones pueden, gracias a sus avances biológicos, haber alcanzado la inmortalidad?

    Sí, eso creo, pero probablemente su vida será muy aburrida porque los posibles accidentes estarían controladísimos, nadie se arriesgaría a ir a más de 10 kilómetros por hora ni a subirse a un avión por el peligro que conlleva…

    Extraterrestrial´

    Si no fuera porque es uno de los astrofísicos más reconocidos, pensaría que o bien está como una cabra o que está tomándome el pelo. Lleva cinco décadas intentado comunicar con los extraterrestres y dirige los mejores centros del mundo en el estudio de la vida en el universo, el Carl Sagan y el instituto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence), durante 20 años auspiciado por la NASA y ahora sustentado por grandes fortunas como Paul Allen, ex socio de Bill Gates. Con 78 años ( “¡a que no lo parezco!”), Drake sigue dando conferencias por el mundo, acaba de dar una en CosmoCaixa, para explicar que el número de planetas habitables en la Vía Láctea es todavía mayor de lo que pensábamos.

  3. Anonymous dijo:

    Hemos enlazado esta entrada de tu blog en el foro de Astroseti por su relación con uno de los temas que estábamos tratando. Echa un vistazo y si te parece bien regístrate. Así podremos despejar ciertas dudas que nos han surgido.

    http://foros.astroseti.org/viewtopic.php?t=4367&start=97

    Un saludo.
    remolon

  4. Carles Paul dijo:

    Precisamente hoy, 25 de Enero de 2009, en El Pais se publica lo siguiente:

    Un estudio señala la fecha en que se formó la Luna

    Un grupo de científicos determina la antigüedad de una muestra de circón lunar en 4.417 millones de años.- Aseguran que es un límite “preciso” para saber cuándo se solidificó el magma que cubría al satélite terrestre.

    Un pequeño gramo de circón encontrado en la Luna puede arrojar una información decisiva sobre el único satélite natural de la Tierra. Así lo cree un grupo investigadores que ha analizado esa pequeña porción de circón, un mineral compuesto por circonio y silicio que se forma con el enfriamiento de rocas fundidas.

    Una importante conclusión a la que han llegado los científicos es que el mineral hallado tiene una antigüedad de 4.417 millones de años. Esto significa que es la muestra de circón más antigua procedente de un cuerpo planetario del Sistema Solar.

    Pero también tiene otra importante significación: “La existencia de circones indica que la solidificación de un pequeño porcentaje de material fundido continuó durante entre 200 y 400 millones de años más”, indican los autores del estudio que recoge la revista Nature en su edición digital.

    Un límite “preciso”

    En otras palabras, por primera vez se dispone de una fecha límite “precisa” para situar el momento concreto en que el océano de magma lunar se convirtió en material sólido.

    Pese a que existen discrepancias entre la comunidad científica, la teoría más extendida sobre la creación de la Luna defiende que el satélite nació tras una colisión ocurrida hace más de 4.500 millones de años entre la Tierra y un asteroide del tamaño de Marte. Del choque habría surgido una luna cubierta por una balsa de magma que posteriormente se enfrió y solidificó.

    Para determinar la antigüedad del circón, se ha medido el plomo y los isótopos de uranio que contenía la pequeña muestra recogida. En opinión de los investigadores -pertenecientes al Departamento de Geología Aplicada de la Universidad Tecnológica de Curtin (Australia),al Instituto de Mineralogía de la Universidad de Münster (Alemania) y al Centro Espacial Johnson de la NASA en Texas (EE UU)- el descubrimiento significa un importante hito en la historia de la superficie lunar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s