Dios mío, está lleno de planetas

David Bowman llega a los alrededores de Júpiter en su nave Discovery y sale a investigar el enorme monolito. Instantáneamente se ve acelerado y empieza un viaje galáctico: “Dios mío, está lleno de estrellas”  dice en la película de Stanley Kubrick 2001: Una Odisea del Espacio. La realidad es mucho mayor que la ficción cinematográfica, nuestra galaxia está llena de planetas. Referencias: exoplanetas, gliese 581, planetas habitables.

En el post anterior comentaba la primera vez que una simulación numérica indica la posibilidad de vida en un exoplaneta, es decir, un planeta fuera del sistema solar. Y es que últimamente se han encontrado numerosos planetas orbitando otras estrellas que no son el Sol, para ser exactos 490 planetas extrasolares.

Pero estos planetas descubiertos hasta ahora son grandes gigantes gaseosos similares y aún mayores que Júpiter, con 300 veces la masa terrestre. Difícil de comparar con la vida en la Tierra. Y es que estamos a años luz de estos planetas, es pues,  muy difícil poder observar con detalle su superficie y obtener detalles sobre la composición y la dinámica de su atmosfera. Y mucho más difícil detectar planetas más pequeños, quizá no existen?… o sí?

Se empezaron a observar indirectamente a mediados de los 90 del siglo pasado, y su observación se basa en el movimiento de su estrella respecto el centro de masas. Si una estrella no tiene planetas seguirá un movimiento rectilíneo (supongamos que no existen más estrellas a su alrededor), es decir, el centro de masas se encuentra en el centro de la estrella. Pero si tiene planetas, la fuerza de gravedad de estos alterará su movimiento. Entonces la estrella seguirá un recorrido en vaivén respecto el centro de masas del sistema, que ya no se encuentra en el centro de la estrella.

En 2005 se detectó un movimiento de vaivén en la estrella Gliese 876, situada en la constelación de Acuario, y este vaivén lo ocasionaba un planeta con una masa apenas 7,5 veces la terrestre. Era la primera SuperTierra descubierta y se han encontrado unos pocos más. Desgraciadamente se encuentran o demasiado cerca o demasiado lejos de su estrella para poder tener agua líquida y por tanto albergar vida tal como la conocemos en la Tierra. Pero ocurre que en el sistema Gliese 581, existen planetas con una masa inferior a 10 masas terrestres y algunos de ellos se encuentran dentro de la zona habitable, es decir, ni muy lejos ni muy cerca de su estrella. Tenemos los planetas Gliese 581c y Gliese 581d justo en los límites de la zona habitable, pero tenemos también a Gliese g justo en medio de la zona habitable y con tan solo una masa 3,1 Mτ(masa terrestre) y un radio entre 1.3-2 Rτ (radio terrestre).

Es la SuperTierra más pequeña encontrada hasta ahora y con una curiosidad, su día es igual a su año, al igual que nuestra Luna, pero con un período de 36,6 días. Es debido a la gran fuerza de atracción de su estrella, pues el sistema planetario Gliese es muy pequeño, cabria dentro de la órbita de Mercurio, como pueden ver en la imagen del post anterior.

Así pues, presenta siempre la misma cara hacia su estrella Gliese 581, pero recordemos que se trata de una enana roja, la luz incidente sobre el planeta recordaría a una puesta de nuestro Sol, solo que eterna. La vida de una estrella enana roja es muchísimo mayor que nuestro Sol, se podría considerar casi inmortal. Existirá entonces en Gliese 581g una zona intermedia, entre la luz y las tinieblas, que puede ser confortable a la vida.

Pero esto no queda aquí, la NASA ha empezado a darse cuenta que la existencia de vida en planetas extraterrestres ya no es ciencia ficción sino una realidad medible. Para eso se ha inventado el parámetro ητ (eta sub earth)  que es:

“la fracción de estrellas que tienen al menos un posible planeta en la zona habitable, con un tamaño parecido al de la Tierra”

es un parámetro importante que aparece en la ecuación de Drake.

El descubrimiento de Gliese 581g y otros planetas pone un límite inferior al parámetro ητ. Es un parámetro actualmente desconocido, pero colocando a nuestro sistema solar como un sistema habitable y teniendo en cuenta los descubrimientos recientes y abusando de la confianza en los que se descubrirán podemos establecer que el parámetro ητ es del orden del 10%.

Si en nuestra galaxia existen del orden de 100.000.000.000 de estrellas entonces existirán diez mil millones de planetas habitables… Dios mío, está lleno de planetas.

 

Acerca de Carles Paul

Licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Barcelona, Master en Física y Matemática Aplicada por la Universidad Politécnica de Cataluña y Master en Historia de la Ciencia por la Universidad Autónoma de Barcelona. Técnico Experto Evaluador Europeo. Profesor titulado de física y matemáticas de la Politècnica de Mataró, des de 1991. Director Científico de Innovem.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Sistema Solar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s